Un poco de historia:

DEL TUPPERWARE AL TUPPER SEX

 


El término original, Tupper-sex, está compuesto por dos partes; “Tupper” proveniente del apellido de Earl Tupper, creador del concepto de venta a domicilio entre grupos de amigas. Y “Sex”, la traducción inglesa del término “sexo”. Consiste en presentar productos relacionados con la “sexualidad” traídos hasta un domicilio para ser comprados por las asistentes.


En 1947 se presentó el llamado tazón maravilla: tupperware®, un recipiente de plástico para poder transportar comida herméticamente, que basaba su cierre en la forma de una tapa de un bote de pintura puesta al revés.  Al principio, aunque los productos plásticos eran buenos no se vendían porque no llegaban a los hogares de las mujeres americanas. Un amigo le regaló a la Sra. Brownie Wise su primer juego de envases Tupperware y comenzó a organizar reuniones (fiestas) para mostrar a otras las bondades de estos innovadores productos, motivándolas a usarlos. Brownie escribió a Earl Tupper y le anunció que ella deseaba vender los productos Tupperware® a través del Sistema de Ventas Directas o reuniones Hogareñas. En 1949, estaba vendiendo más productos Tupperware® que cualquier otro distribuidor.


El procedimiento de venta a domicilio se ha trasladado a otros muchos campos, en concreto, al ámbito de la sexualidad; debido al tiempo y a la evolución respecto a cuestiones sexuales en general y a la consideración de las mujeres como seres sexuados.

 

El tupper-sex entra dentro del proceso natural de evolución de las tiendas eróticas y sex shops. De poder comprar personalmente en una tienda, se pasa a la intimidad de poder comprar por internet y, posteriormente, a un servicio más personal, donde una persona se desplaza hasta el domicilio para mostrar los artículos y poder decidir cuál se quiere con total complicidad e intimidad.